Todas las entradas de: irma

El disfraz del diablo

Se dice que Cuenca es una de las ciudades que más misterio abarca, donde enigmas y empedradas calles están llenas de pasajes que guardan mucha historia. He aquí una de las leyendas mexicanas cortas.

Hubo en este pueblo un joven mozo que anduvo enamorado de una de las damas más lindas que se halla visto en la ciudad. Lo que el muchacho desconocía es que la belleza de la muchacha escondía un espantoso secreto.

La leyenda se centra en el la ermita, santuario de las Angustias, creada en el siglo XIV. Por estas calles vivía un muy apuesto joven hijo del oidor de la villa. Este mozuelo habría sacado provecho a sus encantos para seducir a algunas jovencitas y satisfacer con ellas sus instintos más bajos.

Al cabo de unos días una joven hermosa llamada Diana llegó a la ciudad, el mozuelo se había ensimismado y quedado absorto por tanta belleza, la joven que se dio cuenta de las intenciones de este chico no se dejó seducir tan fácilmente. Sin embargo un día sorprendió al joven enviándole una carta donde le decía que sería suya el día de los santos y lo esperaría en la puerta del santuario de las angustias.

Es en ese lugar donde ambos jóvenes se apasionaron en medio de la tormenta, hasta que un rayo cayó cerca del pie de la muchacha y esta luz le permitió al caballero ver una pezuña en lugar de las hermosas piernas de la chica, despavorido y pálido él terminó corriendo mientras Diana con una carcajada gruesa y demoníacas había resultado ser el mismo Diablo. Este último intento aventarle un zarpazo al joven, quien espantado se sujetó de la cruz del santuario. Se cuenta que desde aquella noche el mozuelo jamás volvió a salir para ver la luz del día.

El disfraz del diablo

Tipos de personajes en las obras de teatro

Tipos de personajes en las obras de teatro

Lo más importante en las obras de teatro es contar con personajes que sean capaces de transmitir un mensaje de forma clara y contundente. Vale la pena recordar que esta disciplina basa su éxito en que el público esté atento a las acciones que lleven a cabo los actores en escena.

El día de hoy, vamos a ofrecerte una definición concreta de cada uno de los personajes que puedes hallar en una obra de teatro.

Personaje principal En este campo se deben incluir a los actores en cuyos hombros recaiga el peso del guión. Obviamente nos referimos a protagónicos y antagónicos. Ambas partes son indivisibles, ya que si no existiese un opuesto, no habría conflicto que resolver.

Personaje secundario Es aquel que interactúa de manera breve con los personajes principales. Su presencia no es indispensable para que la trama siga fluyendo. Sin embargo, su ayuda puede ser trascendental al momento en que el protagonista se encuentre ante una encrucijada.

A menudo los personajes secundarios se usan para que el espectador se entere de algunos datos que de otra forma, no podrían ser explicados.

Personaje episódico Como te puedes dar cuenta, los personajes episódicos son los que aparecen en secciones específicas de una obra de teatro. Generalmente sus apariciones se limitan a un máximo de dos durante toda la puesta en escena.

Entre sus particularidades destaca el hecho de que sean utilizados cuando el público acaba de presenciar una escena de muchísima tensión. Dicho de otra manera, son un recurso para aligerar la carga emocional y permitirle así a los espectadores literalmente “tomarse un respiro”.

Personaje alegórico La pretensión de esta clase de personajes no es mostrar ningún rasgo de carácter humano, sino por el contrario, reflejar una idea o pensamiento compartido por el imaginario colectivo. Así nos podremos encontrar con un individuo caracterizado de ángel empuñando una espada, haciendo referencia al concepto de “justicia divina “.

Referencia.- www.obrasdeteatrocortas.com.mx